Lic. Andrea F. Améndola

Psicoanalista

 youtube   facebookTel.  4602-6347
Cel. 15-4414-1330
Zona de Atención: Barrio de Villa Lugano.

Facebook

youtube

  • La familia hoy
  • grupo de estudio 2017
  • felices fiestas!!! Lectura Lacaniana
  • Video Ser Padres Hoy
  • Video Nº11 Seminario EOL 2016
  • Video Nº 10 Seminario EOL 2016.
  • Video Nº9 Seminario EOL 2016
  • Introducción al método psicoanalítico-grupo de estudio  2016 andrea amendola
  • Video Nº 8. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 7. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº6.  Seminario EOL  2016.
  • Video Nº5. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 4. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 3.Seminario EOL 2016 .
  • video 2 Seminario 2016
  • video 1  Seminario 2016 Enigmas de la feminidad-Variantes de la sexualidad
  • Lectura Lacaniana Seminario Carlos Dante García:Presentación

Habitamos un cuerpo que nos habla

 

Estamos en un cuerpo, lo habitamos y creemos que sabemos todo de él. Nuestro cuerpo es aquella sustancia viva que nos conecta a la vida, nos conecta a los otros, nos conecta al dolor, al amor, a la angustia, al miedo, a la alegría, a la sexualidad, entre tantas otras emociones.


Suele resultar tan natural el hecho del tener un cuerpo que muchas veces, cuando no la mayoría, no percibimos que nuestro cuerpo nos dice algo, es decir, nos da un mensaje. El mismo Freud ya daba cuenta de este hecho allí por el año 1893, al estudiar a sus pacientes encontraba que sucedía muy a menudo un mecanismo propio de ciertas neurosis, esto es: ante un pensamiento o suceso intolerable para una persona, su psiquis emprendía un divorcio entre ese afecto doloroso y el hecho o el pensamiento que causa tal afecto de dolor. Pensemos un ejemplo, si alguien está padeciendo por problemas amorosos y, repentinamente le surge un problema de presión alta o de arritmia o de gastritis, luego clínicamente lo encuentran saludable pero lo mandan a terapia, se supone que debe haber algún afecto que esté causando tal sintomatología. Por qué? Dado que el afecto doloroso de los problemas amorosos fue tratado de ser dejado de lado, o sea, de no pensar por un tiempo en ello, ese afecto ha sido divorciado y desplazado hacia algún lugar del cuerpo, inconcientemente, es decir, sin saberlo. Por lo tanto, al pensar en el problema amoroso ya no duele tanto porque se le ha quitado la carga afectiva correspondiente y ésta se ha desplazado inconcientemente a otro destino en el cuerpo propio.


Se trata de un mecanismo de defensa, tal mecanismo se activa ante conflictos intolerables para la conciencia, por lo tanto, uno se olvida entonces del sufrimiento porque ahora lo aqueja otra cosa. Tal mecanismo es endeble porque pone en evidencia que algo está descolocado, al menos para la escucha de un analista lo bastante entrenado en estas cuestiones. Hoy día los médicos por suerte saben mucho ya de estos avatares psíquicos y en muchos casos orientan  a los pacientes a tratar los conflictos psíquicos en su adecuado lugar: un psicoanálisis.


Un psicoanálisis invita a quien lo desea a enfrentar los conflictos psíquicos  intolerantes para elaborar el dolor y darle a cada inconveniente su justo lugar. El analista sabe oír a ese cuerpo que padece, lo interpreta y descifra lo que hace de enigma para el paciente, con el fin de conducirlo del no saber qué le sucede a un saber hacer con lo que hay.
 

 


Licenciada Andrea Améndola

hangouts

  • Trazo Freudiano
  • El arte y el Diván
  • Lectura Lecaniana
  • Class Ballet
  • Psicoanálisis inédito
  • Revista Sacapuntas
  • Editorial de los Cuatro Vientos
  • Revista Atrapasueños

Banner Ricardo

sound by Jbgmusic