Imprimir esta página

Mi hijo es diferente

 

Con el término diferente, hago referencia a aquellos niños que, en algún momento de sus vidas, no responden a los patrones educacionales y/o sociales y/o afectivos que tanto la sociedad como la familia espera que ellos alcancen.Son aquellos niños que comparados con otros de su edad presentan diferencias evidenciables.


Obviamente, no hace falta poseer un retraso o algún desfasaje para sentirse diferente,hay adultos que desde niños  se han sentido diferentes y no lo han podido manifestar y aún reprimen en su interior al diferente que siempre han sentido ser.


Existen niños que, más allá de la edad cronológica que tengan presentan respuestas madurativas  más tardías respecto de lo esperado para una edad determinada.Es importante  desde el punto de vista profesional el poder diferenciar cualitativamente en todo niño o adolescente en que aspecto se ubica su retraso, por ejemplo puede ubicarse en el plano afectivo o en plano motor, entonces el ubicar correctamente el área afectada, el analista se encuentra orientado en su trabajo de un modo eficaz respecto del tratamiento.Pensemos un ejemplo:un niño de siete años que no controla esfínteres por un trstorno biológico y un niño de siete años que no controla esfínteres por un trastorno afectivo, aquí tenemos un mismo síntoma  por causas diversas.


Más allá de lo diferente que pueda ser un niño, es esencial y determinante para su futuro el cómo la familia vive esa diferencia, no es lo mismo nombrar la diferencia que un niño posee como “esto es un castigo” a nombrarla como “esto es un desafío más”.Un niño puede dar lo mejor de sí aún con sus diferencias y para ello es esencial que la familia, como aquél agente que interviene en la formación de su subjetividad,de su psique,de su afectividad,de su sociabilidad y de su cuerpo,pueda “aceptar” que las diferencias nos hacen personas únicas y singulares y que de ello depende el brillo  de cada sujeto en este mundo.


El analista que trabaja con niños es aquél que trabaja con la familia del niño y es quién será el encargado de llevar a quienes sufren a tomar conocimiento del brillo propio que todo niño puede desplegar,el asunto consiste en no hacerle sombra.