Lic. Andrea F. Améndola

Psicoanalista

 youtube   facebookTel.  4602-6347
Cel. 15-4414-1330
Zona de Atención: Barrio de Villa Lugano.

Facebook

youtube

  • La familia hoy
  • grupo de estudio 2017
  • felices fiestas!!! Lectura Lacaniana
  • Video Ser Padres Hoy
  • Video Nº11 Seminario EOL 2016
  • Video Nº 10 Seminario EOL 2016.
  • Video Nº9 Seminario EOL 2016
  • Introducción al método psicoanalítico-grupo de estudio  2016 andrea amendola
  • Video Nº 8. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 7. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº6.  Seminario EOL  2016.
  • Video Nº5. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 4. Seminario EOL 2016.
  • Video Nº 3.Seminario EOL 2016 .
  • video 2 Seminario 2016
  • video 1  Seminario 2016 Enigmas de la feminidad-Variantes de la sexualidad
  • Lectura Lacaniana Seminario Carlos Dante García:Presentación

Darse Cuenta



“La vida es una gran escuela, y la naturaleza es la principal maestra, pero si no nos damos cuenta, no podemos escuchar a la maestra”. Porque es el “darse cuenta” lo que “transforma las lecciones de vida en sabiduría; puede convertir circunstancias confusas y eventos en conocimiento útil”.

Estas son las palabras de Dan Millman, un campeón del mundo de gimnasia del trampolín, entrenador de gimnasia de la Universidad de Stanford, extraídas de su libro “El atleta Interior”, y que ponen el acento sobre el hecho que aprender es la respuesta a una demanda: la de tener que hacer algo que, hasta ahí, éramos incapaces de hacer. Y que, si antes éramos incapaces, en el proceso de llegar a hacerlo bien, necesariamente deberemos cometer errores…pero el problema no está en el error en sí, sino en ignorarlo o mal interpretarlo.

En efecto, es el “darse cuenta” el comienzo de todo aprendizaje, porque una vez que hemos tomado conciencia del error o de alguna imposibilidad, recién podemos modificar alguna de las acciones que nos podrían conducir a obtener mejores resultados.

Y un ejemplo de qué es esto de “darse cuenta” y de sus implicancias, lo proporciona el mismo Dan con una anécdota personal, referida a un día que, en una entrevista, le preguntaron cómo había podido evolucionar desde ser un atleta a ser un escritor de libros y conferencista. A lo cual contestó: “Mi evolución de atleta a entrenador y autor/conferencista no es realmente tan extraña. Cuando era un joven gimnasta, descubrí que no tan sólo amaba aprender cosas nuevas, sino que además me encantaba enseñar estas nuevas cosas a los otros. La escritura y las charlas se convirtieron en una extensión natural a mis enseñanzas. Empecé a escribir artículos sobre la gimnasia. Entonces, tal y como mis intereses se fueron expandiendo (más allá del campo de lo atlético en el reino del potencial humano), así ocurrió con mis escritos y charlas. Siempre he tenido un profesor en mi corazón - y eso nunca cambió. Mis escritos y charlas son formas de compartir lo que he aprendido con el resto del Mundo”… ¡Lo mismo que me pasó a mí!

De eso se trata entonces: de “darnos cuenta”. Una especie de percepción sensible que involucra a todo el cuerpo y que nos llega a través de la experiencia directa. En efecto, no se trataría de algo intelectual, algo razonado, sino de algo que nos ocurre sin explicación, como un chispazo de entendimiento que, arriesgo la opinión, tal vez en estado más elevados es lo que algunos llaman iluminación. Porque después de todo, como dijo Carl Jung, el famoso psiquiatra que fuera colega de Freud, y que se dedicó a la exploración del “espacio interno”… "la iluminación no consiste en ver formas luminosas y visiones, sino en hacer visible la oscuridad”.

Suena interesante, pero… si “darse cuenta” es la condición básica de nuevos aprendizajes que nos posibilitarían los cambios que deseamos generar ¿por qué a veces hasta nos hacemos trampas para evitar “darnos cuenta”, acallando las voces, tanto internas como externas, que en principio nos ayudarían a lograrlos? Tal vez porque, como explica el mismo Millman, “un signo seguro de un incremento en la capacidad de “darse cuenta” es que nos sentimos como si fuéramos peores”. Porque como suelo decir, con otras palabras, al estar más “despiertos”, más concientes, perdemos el amparo y la protección que nos brinda la bendita ignorancia.

Los seres humanos estamos diseñados para aprender, y el aprendizaje es fuente de alegría, como lo testimonian las risas y chillidos de un pequeño que se para solo por primera vez. Pero todo aprendizaje, en cualquier campo, siempre implica una momentánea pérdida de autoestima, una mella en nuestra autoimagen, y nuestros mecanismos de defensa harán cualquier cosa, con tal de evitar el darnos cuenta, para no tener que pasar por el dolor de la pérdida de la seguridad (y comodidad) que nos brindaba el conocimiento previamente adquirido.

Pero si “darse cuenta” es tan importante para nuestro aprendizaje, en cualquier campo, ¿qué podemos hacer para superar este impedimento para nuestro crecimiento personal? Simple, aunque no fácil, tendremos que estar dispuestos, como dice Dan (que de esto sabe por ser atleta) a perder imagen, a vernos momentáneamente bajo una luz que es menos lisonjera de lo que desearíamos. Y tal vez recuperar algo de la naturalidad de los niños, que “viven en el error” mientras aprenden: ellos mojan los pantalones, se caen, dejan caer cosas. Pero como no tienen nada que resistir, naturalmente pasan del “darse cuenta del error”, a una nueva práctica, y de ésta a su corrección, en una espiral de aprendizaje que nunca termina.

Ocurre que muchas veces no conseguimos lo que queremos, simplemente porque… ¡no nos damos cuenta que nuestra atención está enfocada en otro lugar!

 


Licenciada Andrea Améndola

hangouts

  • El arte y el Diván
  • Lectura Lecaniana
  • Trazo Freudiano
  • Class Ballet
  • Psicoanálisis inédito
  • Editorial de los Cuatro Vientos
  • Revista Sacapuntas
  • Revista Atrapasueños

Banner Ricardo

sound by Jbgmusic